Puesta a punto de tu alambique: la limpieza del cobre

limpieza-del-alambique-de-cobre

Limpiando tu alambique de cobre, garantizas su buen funcionamiento y prolongas su vida útil. La oxidación del metal dañaría tus futuras destilaciones.

Además, la acumulación de residuos puede obstruir los conductos internos del alambique, reduciendo así su eficiencia.

El cobre es un metal blando, por lo que debes tener cuidado al limpiarlo para evitar rayar o dañar la superficie.

También debes secar bien la superficie después de limpiarla, para evitar la formación de manchas de agua.

Índice
  1. ¿Cuándo hay que limpiar el alambique?
    1. Destilado de limpieza
    2. Limpieza y mantenimiento: cómo limpiar un alambique de cobre por dentro

¿Cuándo hay que limpiar el alambique?

Hay 2 momentos clave en los que has de limpiar el alambique: antes de usarlo para destilar y como mantenimiento.

Destilado de limpieza

El destilado de limpieza, lo haces antes de la destilación normal. ¿Por qué?

Cuando destilaste la última vez, quedaron residuos en los conductos. Tal vez el cuello de cisne o las junturas de la caldera con el condensador tienen restos de oxidación (de color verde).

Para evitar que se los agregues al siguiente caldo, es bueno que realices esta primera destilación. ¿Cómo lo haces? Te vamos a dar unos pasos a seguir:

  • Desmonta el alambique y lava cada parte por separado con agua caliente y bicarbonato.
  • Enjuaga todas las partes con agua limpia para eliminar lo más gordo.
  • Utiliza la mezcla de bicarbonato y agua para frotar suavemente las partes del alambique, prestando especial atención a las áreas con residuos difíciles.
  • Exprime el jugo de limón y úsalo para frotar las partes del alambique. El ácido cítrico del limón ayudará a ablandar y eliminar lo aún no se haya despegado.
  • Enjuaga nuevamente todas las partes del alambique con agua limpia para eliminar cualquier residuo de bicarbonato de sodio y limón.
  • Seca cuidadosamente todas las partes del alambique con toallas limpias.
  • Vuelve a ensamblar el alambique y asegúrate de que esté completamente seco antes de usarlo nuevamente.

 

Los pasos que te hemos indicado son por si destilas casualmente. Una vez realizada esta tarea, te recomendamos empezar con el destilado de agua.

 

Empieza llenando el caldero con 3 cuartas partes de agua. Tradicionalmente, por cada 50 litros se añaden 2 litros de vinagre. Calcula lo que necesitas según el volumen de tu alambique.

Conéctalo como si fueras a destilar, pero sin agua en el depósito de refrigeración. En cuanto el calor empiece a hervir el líquido, el vinagre irá limpiando el cobre allí donde tú no habías podido llegar.

Déjalo limpiando durante unos 10-12 minutos. Pasado ese tiempo, retíralo, desmóntalo, acláralo con agua y una vez seco, lo tendrás listo para trabajar.

Limpieza y mantenimiento: cómo limpiar un alambique de cobre por dentro

Con el tiempo y el desgaste del uso, el cobre puede mancharse u oxidarse, perdiendo así su aspecto original.

Queremos compartir contigo 4 fórmulas, que te permitirán mantener tu alambique durante muchos años:

La solución de vinagre y sal

Mezcla partes iguales de vinagre de limpieza y sal en un recipiente y sumerge las partes del alambique de cobre en la solución durante 10-12 minutos.

Luego, frota suavemente con un paño suave o una bayeta para eliminar la suciedad y la oxidación. Enjuaga bien con agua tibia y seca con un paño limpio.

Mezcla de bicarbonato de sodio y agua

Mezcla bicarbonato de sodio y agua en un recipiente hasta que forme una pasta espesa.

Aplica la pasta al objeto de cobre y frota suavemente con un paño suave o una bayeta o estropajo suave para eliminar la suciedad y la oxidación.

Aclara después con agua tibia y seca con un paño limpio.

Jugo de limón con sal

Corta un limón por la mitad y espolvorea sal sobre la pulpa del limón. Frota suavemente la superficie de cobre con la mitad del limón para eliminar la suciedad y la oxidación.

Acláralo con agua tibia y seca con un paño limpio.

Mezcla de vinagre, sal y harina

  • Coloca media taza de vinagre blanco y sal gruesa en un recipiente.
  • Agrega cucharadas de harina hasta que se forme una pasta. Cualquier harina te sirve.
  • Pon la mezcla en una esponja no abrasiva y aplícala sobre las zonas a limpiar. Déjala actuar unos cinco minutos.
  • Retira la mezcla enjuagando con agua y seca el elemento con un paño de microfibra o algodón. Es importante que no suelte pelusa. Si quedaron restos de suciedad, repite el proceso.

 

La limpieza del alambique de cobre, evita la contaminación cruzada entre diferentes destilados y garantiza la pureza de tus productos.

 

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Usamos cookies para asegurar que te brindamos la mejor experiencia en nuestra web. Si continúas usando este sitio, asumiremos que estás de acuerdo con ello. Más información